Tratamiento del agua

4.3avg.rating 8 votes.

Tratamiento del agua

 

Es importante, dada la escasez, la investigación e inversión en diferentes tipos de tratamientos del agua, pues es un bien al que todos tenemos derecho.

 

Calidad del agua

En la mayoría de los países la calidad del agua deja mucho que desear y por eso antes de llegar a las casas el agua ha de ser sometida a algún tipo de tratamiento.
No solo el agua para el consumo humano ha de ser tratada sino también el agua usada para los animales e incluso para el regadío.

La utilización de purificadoras consigue convertir las aguas residuales en aguas que pueden ser utilizadas para regar los cultivos.
Son muchos los tratamientos del agua que existen y algunos los podemos aplicar directamente en nuestros hogares.
Vamos a conocer algunos de estos tratamientos del agua.

Diferentes sistemas de tratamientos del agua

  • Osmosis inversa: la ósmosis inversa esta basada en la aplicación de una presión sobre una disolución concentrada para que la misma pase a través de unas membranas. Al efectuarse ese proceso la mayor parte de las sales disueltas quedan retenidas y conseguiremos un agua con una menor concentración salina.
  • Filtros de carbón activado: se hace pasar el agua a través de un filtro con carbón activado, en bloque o granular. Es uno de los sistemas de tratamientos de agua muy eficientes para eliminar el cloro, mal olor y sabor del agua y también puede eliminar sólidos pesados.
  • Agua tratada con ozono: la calidad de la desinfección con ozono es mejor que la conseguida con el cloro, debido al gran poder oxidante del ozono. Con el ozono se consigue eliminar virus, bacterias y microorganismos que son resistentes al cloro. Además actúa con gran rapidez por lo que en pocos segundos se pueden realizar tratamientos muy efectivos.
  • Suavizadores: los Suavizadores son equipos, que mediante un proceso de intercambio de iones, reducen la dureza del agua, rebajando los niveles de calcio y magnesio a niveles óptimos para el consumo.
  • Desalinizadoras: una de las alternativas para suplir la falta de agua, que en algunos lugares representa un gran problema, son las plantas desalinizadoras. Convierten el agua del mar en agua que puede ser usada para el consumo.
  • Agua destilada: es una tipo de agua de elevada pureza pues mediante la destilación se le ha eliminado las impurezas y los iones por estos motivos algunas de sus propiedades son diferentes de las del agua de consumo.
  • Estaciones purificadoras: en las estaciones purificadoras son tratadas aguas residuales procedentes de las ciudades y de la escorrentía de zonas urbanizadas. En estas plantas el agua es tratada, depurada, mediante diferentes tipos de procedimientos. La finalidad es recuperar estas aguas residuales para el consumo, cuando menos, como aguas de regadío.

Sistemas ecológicos para purificar el agua

Existen algunos sistemas de tratamiento de agua que permiten la Purificación del agua de una forma mucho más ecológica:

  • Plantas para purificar el agua: un joven extremeño ha puesto en marcha un sistema de Purificación mediante plantas macrofitas. Estas plantas tienen en sus raíces unas bacterias que absorben y se nutren de las cargas contaminantes y de la materia orgánica que hay en el agua, depurándola.
  • Purificación del agua por infiltración directa en el terreno: el suelo natural tiene unos límites ecológicos suficientemente amplios para purificar los residuos generados por una población dispersa o concentrada en pequeñas localidades, siempre y cuando los vertidos sean biodegradables. Los métodos más habituales son: filtro verde, infiltración rápida, escorrentía superficial, lechos de turba y de arena.
  • Electricidad para purificar el agua: la Universidad de Alicante (España) ha puesto en marcha un sistema llamado Treac1000 que utiliza la electricidad como medio para ejercer su acción en la Purificación de aguas residuales industriales.
    El sistema es respetuoso con el medio ambiente no sólo porque sirve para purificar aguas residuales industriales, sino porque, también, conlleva un ahorro sustancial de agua y porque hace innecesario el uso de grandes cantidades de sustancias químicas a diferencia de otros sistemas.

Historia antigua del tratamiento del agua potable

 Agua es un elemento esencial para la existencia de vida en nuestro planeta. Todos los seres vivos somos, en mayor o menor medida, agua y necesitamos consumirla de forma continuada para vivir.

Es por ello que la humanidad ha almacenado y distribuido agua prácticamente desde sus orígenes. Desde las primeras técnicas de almacenaje, limpieza y distribución hasta las infraestructuras y tecnologías actuales para el tratamiento de aguas, reciclado de aguas y Purificación de aguas ha transcurrido una larga historia, que de forma muy breve os queremos resumir en este post.

Los primeros asentamientos continuados de nuestros antepasados siempre tenían lugar en ubicaciones donde hubiese agua dulce disponible, como lagos y ríos. Y fue entorno al agua donde se originaron las primeras formas de sociedad, tal y como la concebimos hoy en día.

Cuando estas formas primitivas de sociedades empezaron a evolucionar y crecer de manera extensiva surgió la necesidad de buscar otras fuentes diferentes de agua. El constante incremento de la población humana no siempre hizo posible que estas sociedades crecieran entorno a fuentes de fácil acceso como lagos y ríos, por lo que las personas se vieron obligadas a desarrollar sistemas que les permitieran aprovechan los recursos de agua subterráneos, dando origen a las primeras construcciones de pozos.

Los primeros antecedentes los encontramos en Jericó (Israel) hace aproximadamente 7.000 años, donde el agua era almacenada en los pozos para su posterior utilización. Como el agua había de ser trasladada de los pozos a otros puntos donde era necesario su uso, se empezaron a desarrollar los sistemas de transporte y distribución del agua. Este transporte se realizaba mediante canales sencillos, excavados en la arena o las rocas.

Años más tarde se comenzaron a utilizar tubos huecos, más parecidos a lo que son nuestras tuberías de hoy en día. Por ejemplo, en Egipto se utilizan árboles huecos de palmera mientras en China y Japón utilizan troncos de bambú. Fueron precisamente los egipcios, los primeros en utilizar métodos para el tratamiento del agua. Estos registros datan de hace más de 1,500 años hasta el 400 A.C. Los mismos indican que las formas más comunes de purificación del agua eran hirviéndola sobre el fuego, calentándola al sol o sumergiendo una pieza de hierro caliente dentro de la misma. Otro de los métodos más comunes era el filtrado del agua hervida a través de arena o grava para luego dejarla enfriar.

A pesar de que encontramos ejemplos anteriores, como es el caso de la ciudad de Mohenjo-Daro (Pakistán), que alrededor del año 3.000 a.C ya contaba con servicios de baño publico e incluso instalaciones de agua caliente, no es hasta la antigua Grecia cuando nos encontramos con sistemas de recogida, purificación y distribución del agua que puedan tener ciertas similitudes con nuestros días.

En la antigua Grecia, el agua de escorrentía, agua de pozos y agua de lluvia eran utilizadas desde épocas muy tempranas por sus ciudadanos. Debido al crecimiento de la población se vieron obligados a desarrollar sistemas más eficaces para al almacenamiento y distribución del agua, lo que les llevó a la construcción de las primeras redes de distribución a gran escala que requerían de unos materiales más sofisticados, como la cerámica, la madera o el metal.

La verdadera novedad introducida por los griegos estuvo en que ellos fueron la primera sociedad en tener un interés claro por la calidad del agua que consumían. Por ello, el agua utilizada se retiraba mediante sistemas de aguas residuales, a la vez que el agua de lluvia, y se utilizaban embalses de aireación para la purificación del agua.

Así llegamos a la época del imperio Romano. Los romanos fueron los mayores arquitectos en construcciones de redes de distribución de agua que ha existido a lo largo de la historia.

Ellos utilizaban recursos de agua subterránea, ríos y agua de escorrentía para su uso y aprovisionamiento. El agua recogida se transportaba a presas que permitían el almacenamiento y retención artificial de grandes cantidades de agua. Desde aquí se distribuía por toda la ciudad gracias a los sistemas de tuberías, fabricadas con materiales tan diversos como cemento, roca, bronce, plata, madera y plomo.

La verdadera revolución llegó con os acueductos, ya que por primera vez se podía transportar agua entre puntos separados por una gran distancia. Gracias a ellos, los romanos podían distribuir agua entre distintos puntos de su amplio imperio.

Por lo que se refiere al tratamiento de aguas, los romanos aplicaban el tratamiento por aireación para mejorar la calidad del agua. Asimismo, se utilizaban técnicas de protección contra agentes externos en aquellos lugares en que se almacenaba el agua.

Después de la caída del imperio Romano, los acueductos se dejaron de utilizar. Desde el año 500 al 1500 d.C. hubo poco desarrollo en relación con los sistemas de tratamiento del agua. Esta escasa evolución, unida a un espectacular crecimiento de la población de las ciudades, acabó desembocando la aparición de enfermedades, que en algunos casos fueron auténticas epidemias.

Así, durante la edad media se manifestaron gran cantidad de problemas de higiene en el agua y los sistemas de distribución de plomo. Lo mas frecuente era abocar los residuos y excrementos directamente a las mismas aguas que se utilizaban para el consumo humano, por lo que era frecuente que la gente que bebía estas aguas acabase enfermando y muriendo. Todo lo que se hacia para evitarlo era utilizar el agua existente fuera de las ciudades no afectada por la contaminación. Un dato que refleja el retroceso experimentado durante estos años es que esta agua se llevaba a la ciudad utilizando la fuerza humana, mediante los llamados portadores.

Pasada esta larga etapa de estancamiento, las ciudades empiezan a desarrollarse y recuperar su esplendor en los siglos XVI y XVII. En la segunda mitad del siglo XVIII tiene lugar la revolución industrial, en la que se experimentan el mayor conjunto de transformaciones socioeconómicas, tecnológicas y culturales de la Historia de la humanidad, desde el Neolítico.

Así llegamos hasta los inicios del S XIX en el que encontramos el primer sistema de suministro de agua potable para toda una ciudad completa. Fue construido en Paisley, Escocia, alrededor del año 1804 por John Gibb. Tres años más tarde se comenzó a transportar agua filtrada a la ciudad de Glasgow.

En 1806 empieza a funcionar en París la mayor planta de tratamiento de agua conocida hasta el momento. Allí, el agua sedimentaba durante 12 horas antes de su filtración. Los filtros consistían en arena, carbón y tenían una capacidad de seis horas.

En 1827 el inglés James Simplón construye un filtro de arena para la purificación del agua potable. Hoy en día todavía se considera el primer sistema efectivo utilizado con fines de salud pública.

Términos de búsqueda:

Los comentarios están cerrados.

  • Redes Sociales

    Síguenos en las redes sociales

    Twitter
    Facebook
    Google+
    LinkedIn
    YouTube
  • Galería de fotos Plantas Purificadoras de agua


    Plantas Purificadoras de agua y centro de llenado de garrafones


    Plantas Purificadoras 


    Plantas Purificadoras de agua


    centro de llenado de garrafones

    purificadora
    Purificadora de agua

  • Noticias de Negocios

    El agua como bien comercial

    El 70% de la superficie de nuestro planeta está cubierta por agua, el único problema es que el 97% de ella es agua salada y por lo tanto no es apta para beber, regar cultivos, etc.; de ahí que solo un 3% sea idóneo para el consumo humano. Tomando en cuenta estos datos y por temores fundados en su escasez y degradación ambiental, durante el Siglo XX se comenzó a ver el agua como un bien material sujeto a ser comercializado y a dársele cierto valor en el mercado; sin embargo, para muchos, Leer mas→