About

Somos especialista en maquinas industriales , purificadoras de agua y envasadoras. Visionarios en Marketing viral en Mexico, redes sociales y directorio comerciales.

5avg.rating 6 votes.
La EFSA, Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, tira por su “calidad científica insuficiente” el empleo que acusaba a un maíz de Monsanto de provocar tumores galopantes en ratas.
mosanto maiz transgenico

mosanto maiz transgenico

Los expertos de la UE ya por su parte su veredicto preliminar acerca de el polémico estudio que denunciaba que ratas alimentadas con un maíz transgénico de Monsanto presentaban una elevadísima mortandad por cáncer. Las primeras reacciones de los investigadores de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) son un vareo irrefutable al analisis, refrendado por el biólogo molecular francés Gilles-Eric Seralini y publicado el 19 de septiembre.

Para los científicos de la EFSA, el analisis de Seralini presenta “un diseño, un descomposición y una redacción inadecuadas”, por lo que la autoridad europea concluye que tiene “calidad científica insuficiente para valorar la seguridad” del maíz transgénico.

Los agujeros negros del estudio antitransgénicos, conforme la EFSA
La cepa de ratas utilizada por Seralini en su estudio, llevado a agarradera a lo extenso de dos años, es propensa a desarrollar tumores durante su vida, además de 2 primaveras. Seralini no posee en cuenta este hecho, según los conocedores de la EFSA.

El 40% de los animales alimentados con maíz transgénico por Seralini no tenía un conjunto de control adecuado, que no recibiera el maíz, por lo que no se podían comparar los resultados.

El estudio incumple los protocolos científicos habituales e a nivel internacional reconocidos para aguantar a mango experimentos. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos especifica la necesidad de un leve de 50 ratas por cada grupo que reciba una dosificación diferente de transgénico. Seralini y su grupo sólo usaron 10 ratas por asociación. Para la EFSA, es “insuficiente” para distinguir si un tumor es fortuito o debido al alimento que reciben los roedores.

El grupo de Seralini no aporta información sobre la composición de la comida que se dio a las ratas, ni cómo se almacenó o si presentaba Materiales perjudiciales, como micotoxinas, que podrían influir en los resultados.

La EFSA sostiene que no se consigue valorar correctamente la exposición de las ratas al glifosato, pero que los autores del estudio sólo señalan en qué densidad añadieron el herbicida al agua, pero no dicen cuánta h20 bebieron las ratas.

Seralini, un reconocido activista antitransgénicos encima de ser catedrático de la Facultad de Caen (Francia), proclamó que había detectado una mortalidad, sobre todo por tumor cancerigeno, de hasta el 50% en machos y el 70% en hembras de ratas alimentadas con el maiz NK603 y expuestas al herbicida glifosato.

Objetivos confusos
Los conocedores de la EFSA afean a Seralini que haya llegado a estas conclusiones con sólo 10 ratas por sexo y dosis y suponen que es “un número insuficiente de animales para distinguir entre efectos específicos del tratamiento y tumores fortuitos”.

La Comisión Europea pidió a la EFSA que revisara el estudio de Seralini en cuanto se publicó. Ahora, la autoridad europea afirma que el empleo posee “objetivos confusos” y que omite pormenores clave sobre su diseño y disección. “Sin esos pormenores es inasequible acertar peso a los resultados”, señalan los investigadores, que descartan que los datos que difunde Seralini consigan sostener sus conclusiones alarmistas.

En consecuencia, la EFSA concluye que el estudio de Seralini “no influye a la contemporáneo reevaluación [de seguridad] del glifosato”. La Autoridad, adicionalmente, “no observa carencia de reabrir la ya existente evaluación de seguridad del maíz NK603”. No obstante, la EFSA ofrece a Seralini y a su grupo que proporcionen más datos para lograr analizarlos.

Términos de búsqueda: